Marcelo y Juan Leclercq suman un Dodge a la Clase GTB

Lo que en un principio era un rumor, hoy finalmente es una realidad. El binomio de Monte Grande trabaja actualmente tras la jornada laboral en la cupe Dodge propiedad de Tony Hernández, para ser de la partida cuando la cuarentena nos permita volver a las pistas.

Con el número 50 en los laterales del Dodge «Azul Petty» Leclercq padre e hijo alistan la cupe. «Trabajamos en emprolijar todo el auto, que estuvo parado cerca de un año por temas laborales. Teníamos la chance de terminar nuestro proyecto de un Fiat 600 y Tony nos ofreció correr el auto con un motor desarrollado por nosotros», comentó Marcelo Leclercq.

«La cuarentena de alguna manera ayuda a poder meterle mano todos los días a la Dodge que ya tiene pintado el vano motor, todo el tren delantero armado, y en estos días colocaremos una butaca nueva después de repintar el interior. Sabemos que el motor Slant Six tiene grandes chances en la categoría, y el trato que recibimos por parte de la dirigencia, la prensa y la gente del Regional en general inclinaron definitivamente la balanza para sumarnos a la GTB», agregó.

«Somos hinchas de Dodge y trataremos de hacer un digno papel, aprender en cada salida a pista y disfrutar de esta pasión que es el automovilismo», cerró el piloto de Monte Grande.