Franco Natali trabaja en su Ford de la Clase GTB

El equipo paceño llegaba a la primera fecha del torneo 2019 con más sueños qué medios y con la ilusión intacta.
Pasaron dos años desde la última actuación de Franco en la GTB y en este regreso una tapa de cilindros rebelde dejó a pie al equipo a poco de iniciada la final.
Pero si algo no conocen los Natali es quedarse de brazos cruzados, y ya trabajan nuevamente en el Ford #98 para estar presentes en la segunda fecha y cobrarse revancha del trago amargo.
Palpitando el segundo capítulo del campeonato 2019, que tendrá lugar los días 13 y 14 de Abril en el Autódromo Roberto Mouras de La Plata, tomamos contacto con Franco que nos decía «Ya está, ya pasó lo malo, y si algo conocemos en la familia es a no aflojar nunca.
Tuvimos mala suerte, la tapa de cilindros se rajó y el auto levantaba mucha temperatura y fallaba.
Tratamos de solucionarlo para la final pero el problema persistía.
Decidimos parar para no romper el motor que está nuevo, pero no te das una idea de lo que cuesta bajarse del auto con todas las ganas de correr que traíamos.
Pero fuimos inteligentes. Sabíamos que de romperse nos iba a costar muchísimo arreglar todo.
Está semana nos entregan la tapa, armamos todo y vamos a reapretar y revisar todos los elementos por las dudas.
Soñábamos con este regreso, con disfrutar en familia un fin de semana de TC Regional y con ver la bandera a cuadros.
Ahora trabajamos en redondear el presupuesto para estar presentes en la segunda fecha y ver la posibilidad de que papá vuelva a subirse al auto en la de invitados.
Déjame agradecer a mi familia, a todos los que ayudaron de alguna manera, a la Víbora Racing, Baterías Livaa, a Carlos Rodríguez, Ale Roma, Carlos González, y a la prensa por darnos un lugar»